Viviendo Una Relajante Aventura En Quimixto

Viviendo Una Relajante Aventura En Quimixto

Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta
20 Abril 2014

Quimixto es uno de esos lugares que nos hacen recordar los inicios de Puerto Vallarta, cuando los lugareños estaban aislados de todos y de todo; sin embargo esto no quiere decir que no haya nada que hacer en este mágico rincón tropical ubicado en el sur de Vallarta.

La única manera de llegar es mediante una lancha o “taxi acuático” y para llegar al punto de salida se toma la carretera a Barra de Navidad, hasta llegar al poblado de Boca de Tomatlán, aproximadamente a 20 minutos de Puerto Vallarta, en carro o en autobús.

Si tienes contemplado aprovechar al máximo las horas para disfrutar de las actividades con la luz del día, a partir de las 9:30am empiezan a salir las lanchas hacia Quimixto y el último viaje de regreso es a las 5:30pm.

El viaje para llegar dura alrededor de 30 minutos, tiempo en cual podrás observar un paisaje maravilloso con la vegetación exuberante de las montañas por un lado, mientras que por el otro, podemos tener una magnifica vista panorámica de la bahía haciendo resaltar la belleza del océano Pacífico.

Antes de llegar al destino final, es posible que el “taxi acuático” haga una parada para recoger o dejar personas en otro magnifico lugar llamado las Ánimas. Será la única parada antes de llegar a Quimixto. Una vez ahí será recibido por una playa cristalina donde podrás apreciar la maravillosa armonía de este lugar que incita a darse un chapuzón mucho antes de llegar a la orilla, donde serán acogidos por los lugareños y edificaciones de palapa.

Una vez ahí, lo siguiente por hacer es rentar un caballo y hacer la ruta río arriba hacia una de las cascadas tardando cerca de 20 minutos en llegar al primer punto, ahora, si confías en tu condición física te puedes aventurar realizando el recorrido a pie (no olvides llevar agua) que te dará la oportunidad de apreciar más detalladamente la flora y la fauna del lugar. Dependiendo del ritmo de caminado, el recorrido puede tomar de una hora a una hora y media, pero habrá valido la pena, ya que al final los espera una cascada donde podrán descansar y refrescarse después de la caminata.  

Después de haber estado activos durante gran parte del día, seguramente se les abrirá el apetito y si no llevaron comida, les recomendamos ampliamente comer en alguno de los restaurantes estilo palapa que hay a lo largo de la playa, donde podrán deleitarse con un sabor tropical como en ningún otro lugar, acompañado de la frescura de la brisa del mar.

Quimixto es un lugar apartado de toda la urbanización, con lugareños llenos de un espíritu amable y complaciente, además de estar alejados de todos los productos y servicios enfocados para los visitantes, aquí todo es natural. Por cierto, si eres extranjero, esta será una buena oportunidad para practicar tu español.