Las esculturas del Malecón son un icono de Puerto Vallarta

Las esculturas del Malecón son un icono de Puerto Vallarta

Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta
26 Marzo 2015

Puerto Vallarta no sólo es un destino de playa, con excelente clima, mar y sol, también ofrece cultura y arte, incluso basta recorrer su Malecón para admirar algunas esculturas de importantes artistas mexicanos y de otras nacionalidades.

En la ciudad hay numerosas galerías, pero la forma más fácil de disfrutar de este arte es un paseo por el Malecón

Cuando fue reconstruido, algunas esculturas cambiaron de lugar y actualmente hay más espacio para apreciar las obras de arte.
Como “La rotonda del mar”, obra del tapatío Alejandro Colunga, una de las esculturas favoritas para tomarse fotografías, que consiste en sillas monumentales, híbridos entre humanos, animales, muebles y objetos variados.

Sin duda la más famosa es “El niño sobre el caballo de mar”, de Rafael Zamarripa, simplemente conocida como el Caballito de Mar y que se ha convertido en todo un símbolo de Puerto Vallarta, actualmente ubicada frente al Viejo Faro.

“En busca de la razón”, obra del famoso Sergio Bustamante, que llama la atención de todo el mundo e invita a subirse a la escalera para tomarse una foto.

"Los Milenios", de Mathis Lídice, una escultura en espiral que representa la historia y el paso del tiempo, iniciando en la base con el agua, luego el origen de la vida (el ADN que se ve en la base), la evolución natural, la humanidad y termina con la esperanza para el futuro, simbolizado por la paloma de la paz.

"Origen y Destino" de Pedro Tello, una serie de esculturas que representan los inicios de la humanidad, la música, el tiempo y el conocimiento.

"La Nostalgia", de Ramiz Barquet, que simbolizar una historia de amor.

“La Naturaleza como Madre”,de Adrián Reynoso, representa el proceso evolutivo del planeta y el control que ejerce la naturaleza.

“El sutil comepiedras” es una escultura extraña del jalisciense Jonás Gutiérrez en bronce y obsidiana.

“El unicornio de la buena fortuna” del tapatío Aníbal Riebeling es una de las obras más recientes instaladas en el Malecón, hecha en bronce.

“Tritón y Sirena”, del capitalino Carlos Espino.

En su próxima visita a Puerto Vallarta sin duda se llevará una fotografía del recuerdo junto a una de estas esculturas.