"Puerto Vallarta ofrece tradición y un ambiente familiar, con una historia auténtica” Jesús Mora de Dios Operador Turístico y charro

"Puerto Vallarta ofrece tradición y un ambiente familiar, con una historia auténtica” Jesús Mora de Dios Operador Turístico y charro

Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta
1 Abril 2015

Jesús Mora de Dios nació Charro, lo lleva en la sangre. Pertenece a una larga tradición que lleva a México grabado en la piel y agolpado en el corazón; pero tiene otra gran pasión, el Turismo. Sí, leyeron bien, Jesús es charro de abolengo, practica el deporte desde su más tierna infancia influenciado por su familia, y aunado a esto, le suma la actividad turística, profesión para al cual se preparó a conciencia porque desde muy joven decidió dedicarse a ella, para promover sus destinos turísticos preferidos, Puerto Vallarta y Jalisco en General.

Sin embargo en Puerto Vallarta encontró algo muy especial, su gente, el patasalada, el vallartense, al que define como lo más valioso de este destino turístico

“Yo creo que el valor más importante de Vallarta y lo que todos los turistas destacan es el calor de su gente, la amabilidad, la disposición para servir, para hacer amigos. Ese es el primer potencial que se destaca. Los atractivos naturales son muy ricos, muy bellos y diversos. Pero la gente no todos los destinos la tienen, con esa disposición y esa entrega y buen carácter. Esa marca es distinción de Puerto Vallarta y de Jalisco en particular.”

En este sentido refiere que Puerto Vallarta ofrece tradición y un ambiente familiar, con una historia auténtica de su fundación, un lugar donde el turista que no está acostumbrado a esta singular forma de ser, puede conocer al vivir una experiencia desde el interior para no ser solamente espectador, pasear por sus calles, bañarse en sus playas y ríos, disfrutar una cabalgata, es una cuestión de vivir al destino, y cita un viejo adagio charro, “Para ser Charro se hace con babas y no con barbas”. Y eso solo lo puede transmitir la gente que en verdad vive el destino.”

Del mismo modo, Jesús Mora de Dios señala que el turista que visita Puerto Vallarta se vuelve parte de un intercambio cultural, en el que conoce más a fondo la esencia de México, dándole la oportunidad de quitarse la imagen que por mucho tiempo ofrecieron las películas mexicanas que muestran al charro como borracho y mujeriego. “Y eso no es así. Esto es un ambiente de familia, el ser charro es ser gente honrada, gente trabajadora, gente con principios y valores que se transmiten en la familia.”