Ríos y cascadas de Puerto Vallarta, escenarios naturales de excepcional belleza

Ríos y cascadas de Puerto Vallarta, escenarios naturales de excepcional belleza

Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta
1 Abril 2015

Más allá de sus playas, la montaña y su moderna infraestructura turística, Puerto Vallarta cuenta con una amplia variedad de ríos y cascadas ideales para refrescarse y pasar un día en familia o con los amigos.

Lugares como Juntas y los Veranos, Palo María, El Edén, el río Cuale o La Desembocada, son lugares comunes que los vallartenses disfrutan para organizar un día de campo, únase a esta actividad y además de divertirse dándose un buen chapúzón, goce de la naturaleza que rodea estos espacios que por su belleza han sido escenarios de numerosas películas holliwoodenses de fama internacional, como Depredador (Arnold Schwarzenegger), La Noche de la Iguana (Richard Burton, Ava Gardner), La Venganza (Kevin Costner y Anthony Quinn), entre muchas otras.

Y es que la belleza de los escenarios naturales de los que gozará no tienen comparación, las cristalinas aguas de los ríos le permitirá hacer tomas fotográficas extraordinarias que podrá compartir con sus amigos y presumirles del privilegio que es presenciar en persona todas esas maravillas.

Hacer un pic-nic a la orilla del río, encender una fogata y pasar un día alejado del bullicio de la ciudad, es una excelente alternativa para conocer estos atractivos de Puerto Vallarta, y si después de comer desea tomar un paseo, explore los senderos a los costados de los ríos, seguramente se llevará una agradable sorpresa al descubrir lugares ocultos de increíble belleza.

O si lo prefiere, también hay otras alternativas, espacios naturales con restaurantes donde podrá degustar cómodamente de sus alimentos, mientras observa las caídas de agua que lo motivarán a disfrutar de las albercas naturales, creaciones caprichosas de la naturaleza.

Anímese a divertirse de una manera diferente, goce de la selva tropical y entre en contacto con el entorno, también puede hacerlo rentando un caballo o un cuatrimoto, con los cuales podrá ampliar un paseo que se quedará permanentemente grabado en su memoria.